La Alhambra de Granada

Enclavado en las montañas de Andalucía, en el sur de España, yace una magnífica fortaleza de cuento de hadas ... la Alhambra. Su inquietante ciudadela domina el horizonte de Granada. Sus grandes murallas cuentan con 37 colosales torres. Se necesitaron 150 años para construirla, pero la Alhambra no solo es una fortaleza militar, es también un palacio con exquisitos patios, un sangriento escenario de mortales intrigas, y el monumento a la ingeniería musulmana más famoso del mundo occidental. En el siglo XIII, esta ciudad antigua estaba bajo dominio musulmán. Estaba ubicada en el punto en el que la gran llanura granadina se alza hasta alcanzar las montañas de Sierra Nevada. Custodiando este cruce se encuentra la magnífica fortaleza conocida como la Alhambra.

LA ALHAMBRA, UNA ANTIGUA SUPERESTRUCTURA

Granada, sur de España

La Alhambra fue diseñada a modo de declaración militar del poder de los gobernantes hacia el exterior. Sin embargo, no es sólo una fortaleza, es también una espectacular red de palacios, cada uno de ellos diferente, construidos por una sucesión de sultanes a lo largo de 150 años. Cada nuevo gobernante hace construir un nuevo palacio porque, si eres un gobernante, tienes que construir. Estos palacios están rodeados de un exquisito conjunto de jardines regados por estanques y fuentes alimentados por agua fresca de las montañas y dominados por una inquietante fortaleza diseñada para intimidar. A pesar de estas hermosas barbadas el Alhambra no es un monumento triunfalista, ... fue fruto del miedo.

Alcazaba

Además de ser una de las partes más antiguas de la Alhambra, es el área militar del recinto en el que pueden visitarse los siguientes espacios: la Terraza de la Torre del Cubo, el Adarve de la Muralla Norte, la Plaza de las Armas (que incluye el Barrio Castrense), la Terraza de la Puerta de las Armas, la Torre de la Vela y el Jardín de los Adarves.

2014
Alhambra
Granada

GENERALIFE

El Generalife se convirtió en lugar de recreo para los reyes granadinos cuando éstos querían huir de la vida oficial del palacio.
Comprende los Jardines Bajos, el Palacio del Generalife y los Jardines Altos.

2014

Palacios de La Alhambra de Granada

El año 1238 después de Cristo, el mundo musulmán lleva siendo atacado por los cruzados cristianos durante más de un siglo. El imperio musulmán, que lleva establecido 500 años en la península, retrocede ante la presión de los nuevos reinos del norte.

La tendencia general era que las fuerzas cristianas empujaran hacia el sur y a principios del siglo XIII el poder musulmán atraviesa un período de grave crisis.

Seguramente se trate de un punto de inflexión en la historia de España musulmana. Se enfrentan a la presión de Castilla y posteriormente de Aragón, en lo que hoy sería el este de España. El imperio se desmoronó y es en este período en el que vemos a señores locales como Mohamed I, de la dinastía Nazarí, comenzar a hacerse un hueco.

Paquetes turísticos para ver Alhambra

visita guiada alhambra
VISITA GUIADA Alhambra con Entradas y Guía
alhambra entrada bano arabe
BAÑOS ÁRABES Entradas con Guía Oficial, Transporte
alhambra flamenco
ESPECTÁCULO FLAMENCO Visitar la Alhambra
entradas alhmabra vuelo
VUELO PANORÁMICO Visita Guiada Alhambra
entradas alhambra parque ciencias
Parque de las Ciencias Visitar la Alhambra

La Alhambra y Mohamed Ben-Nazar

Poco se sabe de Mohamed Ben-Nazar antes de que entrara en Granada. Era solo uno de los muchos sultanes menores que combatían por los pedacitos del menguante imperio musulmán. Cuando Castilla avanzó sobre sus territorios del norte él se dirigió al sur y se hizo con Granada en circunstancias envueltas en un velo de misterio.

Mohamed Ben-Nazar fue un oportunista, por así decirlo, un emprendedor que aprovechó al máximo la coyuntura política de la época para intentar asegurarse la lealtad de varias ciudades, incluida Granada.

Una vez allí, Mohamed asciende los escalones de manera que coronan Granada en busca de una ubicación para una fortaleza en la que pueda proteger a su familia, los Nazaríes, del avance Cristiano. Oye hablar de un fuerte construido hacía 100 años por una dinastía anterior, y asciende la colina para investigar y … ante él ya hace el viejo castillo Árabe en el cerro de La Sabika flanqueado por las montañas de Sierra Nevada. Es el emplazamiento perfecto para una fortaleza. En su mente puede verla ascender ante el … Mohamed ha encontrado a su montaña.

LA SABIKA

La Sabika es un buen lugar para una fortaleza debido a que es una colina de casi 100 metros de altura y la parte posterior se encuentra en las últimas colinas de Sierra Nevada, por lo que ningún ejército podía acceder desde la parte de atrás.

Mohamed ha reconocido al instante las posibilidades defensivas del lugar y comienza a trazar la ciudadela de sus sueños.

LA ALCAZABA

Entradas adquiridas y visita a la Alhambra de Granada

El primer paso es convertir la fortaleza existente, conocida como la Alcazaba, en un bastión suficientemente grande para albergar a sus tropas. Esta fortaleza defenderá a un conjunto de palacios rodeados de lujosos jardines, que conformarán las dependencias reales en la parte norte de la colina, junto a ellas, un pueblo llamado Medina, y albergará a los cientos de personas necesarias para hacer funcionar este bastión real. Rodeándola una gigantesca muralla salpicada de torreones diseñados para combatir a los agresores. Pero primero debe construir una torre de vigilancia.
Las torres defensivas formarán una parte integral del concepto de Mohamed para la Alhambra ... el bloque básico de cada torre, que es una cámara cuadrada que se repite en cada nivel a semejanza de las capas de una tarta. Estas cámaras se llenarán de arcos abovedados para permitir que la luz inunde los espacios interiores. La primera torre que erigirá Mohamed será la Torre de la Vela, que servirá de reloj a los habitantes del lugar. Este inquietante gigante es lo más grande que Granada ha visto jamás. … y envía un mensaje, tanto a Musulmanes como a Cristianos.
Era una declaración para el pueblo de Granada.

… podemos defenderos pero recordad que somos vuestros gobernantes, somos poderosos y vosotros sois nuestros súbditos.

TORRE DE LA VELA

Esta torre de vigilancia debe ser por tanto suficientemente sólida para resistir cualquier ataque mientras se construye el resto de la Alhambra. Para ello Mohamed quiere que se encuentre en el extremo este de la Sabika, donde servirá de puntal de su nueva fortaleza. Aquí, dominando la llanura Granadina, estará rodeada de empinadas pendientes por los tres lados que la protegerán de posibles ataques. Construir una enorme torre sobre un precipicio, utilizando únicamente herramientas primitivas no será fácil. Pero la solución a sus problemas yace justo debajo de sus pies. La fortaleza se está construyendo prácticamente sobre un barranco ... ideal para su defensa. El secreto de la construcción esta en el material, en una increíble sustancia que hizo posible el levantamiento del famoso monumento.

MEDINAH AL-HAMRĀ - CIUDAD ROJA

De este modo, los obreros disponen, in situ, de una fuente accesible de materiales que les permitirá acelerar las obras y mantenerse cerca de la fortaleza que están construyendo. Su color da a sí mismo el nombre a este bastión Medinah al-Hamrā, que significa Ciudad Roja. Medinah al Hamra Alhambra.

Este increíble antecesor del cemento permite a los obreros colocar una sólida base de hormigón para la gran torre de vigilancia, sin necesidad de extraer y transportar enormes cantidades de piedra. Sin embargo, el diseño del edificio presenta un grave defecto, el núcleo de la torre se sustenta sobre hileras de arcos que han de soportar todo el peso de la construcción. En mitad de las obras, los trabajadores se dan cuenta de que los arcos no son lo suficientemente sólidos como para soportar la carga.
La primera torre de Mohamed podría derrumbarse en cualquier momento.
Como medio adicional de soporte rellenan la parte del sótano para proporcionar a la torre unos cimientos más resistentes ... pero estas reparaciones precipitadas no logran resolver el problema.

La fortaleza de Mohamed corre el peligro de venirse abajo.

La principal torre de vigilancia de la Alhambra, la Torre de la Vela, tiene dificultades, y a medida que los obreros comienzan a levantar los niveles superiores es evidente que los niveles inferiores no son suficientemente lo sólidos como para soportarlos.

¿Cuál es el motivo?

 

El peso de la torre está aplastando los arcos que la sustentan, deformándolos y agrietando sus paredes. Los obreros de Mohamed tapiaron los arcos para obtener el soporte crítico que necesitaban pero el interior de la torre ya no guardaba ningún parecido con el diseño original. La visión de sultán, de espacios arqueados con interacción de luces y sombras ha desaparecido por completo.

En su lugar yace el brutal monumento a las necesidades de la época. Dichas necesidades eran defensivas. La gran torre de vigilancia de Mohamed da a las llanuras de Sierra Nevada, con las colinas del rey, no lo lejo s en el horizonte. La torre de vigilancia dominó una vez pastas tierras de labranza cubiertos hoy en día por una ciudad moderna. Esta es la ubicación ideal para construir el corazón de una gran red de inteligencia que proteja al Reino de Mohamed … y el sultán necesita esta red.

Para 1.245, tan sólo siete años después de que se hiciera con Granada, Mohamed ya ha perdido sus territorios del norte ante el avance Cristiano y su ejército es demasiado reducido como para recuperarlos. No se trata de un hombre que sobreviva apoyado en su poderío militar … sobrevive gracias a la información y a sus relaciones.

RED DE TORRES DE VIGILANCIA

Como bien se sabe, la existencia de la Alhambra depende por completo de una buena inteligencia y Mohamed necesita información, necesita saber cuándo se acercan sus enemigos y qué es lo que sucede. Para reunir esta información Mohamed instala una red de torres de señalización, diseñada para avisarle del avance cristiano.
Formaban parte de un basto sistema de recogida de información que captaba inteligencia de las gentes que pasaban por la zona y que proporcionaban los primeros avisos sobre los movimientos de las tropas Cristianas. Las señales que advertían de ataques inminentes se transmitían desde lo alto de la torre mediante espejos especiales, humo o fuego.
Desde allí corría en torre a torre adentrándose en el reino en dirección a Granada … hasta llegar a azotea de la torre de vigilancia de la Alhambra donde avisaban al sultán de la inminencia del ataque. En 1246 los mensajes de sus torres de señalización avisan a Mohamed de que el rey Cristiano Fernando III de Castilla ha tomado Jaén, 66 kilómetros al norte de Granada. Fernando III en Alhambra Es un duro golpe. Mohamed se da cuenta de que no puede detener el avance Castellano, necesita más tiempo para completar su fortaleza.
Así que llega a un acuerdo con Fernando … a cambio de garantías de su propia autonomía, Mohamed no solo renuncia a Jaén, sino que ayuda a Fernando a tomar Sevilla. Es una jugada inteligente pero también el reconocimiento de su propia debilidad. Su objetivo era proteger la ciudad de Granada y estimó que éste era el precio que había que pagar para proteger el enclave que había creado.
Mohamed es consciente que la precaria tregua podría fracasar en cualquier momento. Quiere aseversarse lo antes posible de que su ciudadela es segura. Para ello, debe finalizar la fortaleza de la Alcazaba, que albergará a las tropas que custodiarán La Alhambra. El plan es construir un castillo triangular asegurado con tres torres. Una torre de entrada, en la parte posterior, permitirá acceder al resto de la Alhambra.
Usando el conglomerado natural de la Alhambra, los obreros utilizan moldes para levantar las murallas de tres metros de grosor. La clave del conglomerado es la facilidad con la que permite construir, pero los ingenieros saben que este método de construcción tiene un importante inconveniente ... el agua y el viento desgastan este material. Para evitar que esto sucediera, lo que hicieron, fue aplicar un estanco de la cal y arena, como si fuese yeso. De este modo, las murallas y los edificios que componían la Alcazaba, podrían levantarse de forma rápida y eficaz, bajo la sombra defensiva de la Torre de la Vela. Desde lo alto de ésta torre aún se puede ver la planta de edificios que llenaban la Alcazaba.
Este próspero pueblo en miniatura, albergaba a las tropas que protegían al sultán y a las gentes que se ocupaban de él. La calle central del corazón de la Alcazaba tenía 5 almacenes y 13 casas privadas … hornos, bodegas y una panadería para satisfacer las necesidades de sus habitantes. La Alcazaba estaba repleta de vida. Sobre ella se alzan las grandes torres defensivas que dominan la fortaleza. El sultán Mohamed debe de haber caminado por su bastión teniendo la impresión de que su dinastía estaba por fin segura.

La Alhambra ... una fortaleza

Pero la Alhambra no sólo era una fortaleza, ya que el sultán planeaba construir más allá de la Alcazaba un conjunto de palacios que albergarán a él y a su familia, además de jardines y un pueblo en miniatura.
Entre los habitantes de la Alhambra no solo se encontraban el sultán y su familia, sino también, por supuesto, sus vasallos, sirvientes y guardas. En el palacio habitaba un gran número de personas. La Alhambra se consideraba una ciudad en miniatura con, probablemente, unos cinco mil habitantes. Para sustentar a esta población, el corazón de la Alhambra está formado por jardines que tienen un doble propósito.
Los jardines de la Alhambra fueron diseñados pensando tanto en su sentido práctico como en el placer, con el fin de cultivar tanto alimentos como flores. Solo hay un problema, no existe ninguna fuente de agua corriente en la Sabika, lo que constituye un grave contratiempo para un fortín diseñado para sustentar a cinco mil personas.
La fuente de agua más cercana es el río, que fluye justo al norte de su emplazamiento, pero este representa un grave inconveniente. Para hacer viable la Alhambra sus constructores deben desviar todo un río hasta lo alto de la montaña de Mohamed. Hacer que un río fluya hasta lo alto de la Alhambra supone un enorme desafío, pero Mohamed y sus ingenieros deben hallar la forma de hacerlo porque, de lo contrario, no podrán transformar su nueva ciudadela en un oasis autosuficiente de jardines y cultivos.
Necesita llevar litros de agua hasta los jardines que tiene en mente. Para ello debe llenar la Alhambra de canales de riego … una tarea de gran dificultad. En el mundo moderno resulta fácil olvidarse de la importancia del agua, en un contexto histórico de lo difícil, que era conseguirla. Como no existe ningún lago natural por encima de la Alhambra, crean uno.
Los ingenieros de Mohamed construyen una presa por encima de la Alhambra que acumulará una presión hidráulica suficiente como para abastecer a la ciudadela. Esta presa creó un sistema de embalses capaz de suministrar a la Alhambra, el equivalente en agua a una piscina olímpica cada cinco segundos. El agua procedente de este embalse fluye por un canal revestido de ladrillos conocido como acequia por los Musulmanes. Este canal abastece, en última instancia, a la Alhambra.

EL RÍO DARRO

Pero desviar el río Darro es sólo el comienzo de un colosal proyecto. Los obreros del canal todavía deberán superar un gran obstáculo. El embalse se encuentra en un valle situado entre tres colinas, así que para llegar hasta la Alhambra los ingenieros de Mohamed I deben construir un canal de 6 kilómetros de longitud que sorteen las colinas que se encuentran por encima de la fortaleza. Este canal debe transportar el equivalente diario a 7000 piscinas olímpicas para sustentar la creciente población de la Alhambra de Granada. Algo que solo será posible si el agua fluye colina abajo con una pendiente constante.

¿Pero cómo lo lograrán con una colina en su camino?

Su solución es audaz.
En lugar de sortear la colina por la superficie deciden atravesarla. Los obreros cavan un túnel de un metro de ancho y de dos de alto, a través de la ladera en dirección a la Alhambra. La estabilidad natural del conglomerado garantiza que no exista riesgo de derrumbe.

El Generalife

Debe haberles llevado meses cavar un canal hasta la colina situada junto a la Alhambra, el Generalife. Pero, aún persiste un gran problema que ha de resolverse. El Generalife yace en una colina completamente diferente a la Alhambra, los ingenieros de Mohamed deben hallar el modo de transportar el agua de lado al otro. Para llevar el agua de la colina del Generalife junto a la Alhambra hasta la propia Alhambra, los ingenieros de Mohamed I deben cruzar el vacío de 15 metros que separan ambas colinas.

¿La solución?
… un acueducto.

Acueducto Generalife y Alhambra La acequia real constituía la fuente de vida de la ciudadela. Desde ella, el agua fluía a toda la Alhambra. Proporcionó el agua corriente al pueblo y abastecía a la multitud de ornamentos acuáticos de los jardines de los sultanes.
Estos jardines estaban diseñados para simbolizar el Reino de Granada, del que los sultanes eran gobernantes. Los jardines tenían asimismo una función práctica, estaban diseñados para crear un oasis en medio del calor del sol Granadino. El agua en movimiento es muy importante desde la óptica musulmana, ya que es necesaria para celebrar los ritos de ablución. Como se puede observar en día de hoy, el agua de la Alhambra rara vez está completamente en calma, incluso en los estanques el agua fluye constantemente, entrando y saliendo de los mismos, algo que es muy importante en términos de pureza ritual. Así, para preservar la pureza del agua, los ingenieros de Mohamed deben crear un sistema que impida que se acumulen sedimentos en los canales. Su ingeniosa solución puede verse a lo largo y ancho de la Alhambra; piletas poco profundas que garantizan el flujo del agua.
El agua baja a toda velocidad por el canal transportando los materiales y llega a una zona amplia y profunda donde se frenaba de inmediato, de tal modo, que el cieno y la arena se depositen en el fondo. De este modo, el agua de los jardines de la Alhambra se mantendrá constantemente fresca. Pero demasiada agua también puede traer problemas. Si el sistema se sobrecarga, el agua puede retroceder hasta bloquear el canal y dejar así de fluir con libertad. Para evitar que esto suceda, los ingenieros de Mohamed deciden instalar una válvula de seguridad.
Cualquier exceso de agua que pueda sobrecargar la acequia se encauza a través de un canal secundario que la desvía a un sistema de rebozo, construido en las murallas. Puede que los ingenieros hubieran resuelto con ingenio el problema del exceso de agua, pero no tienen control alguno sobre la escasez. Pronto se hará patente que durante las estaciones secas, la Alhambra podría agotar sus reservas de agua. La solución a este problema yace en lo alto del Generalife … un enorme conjunto de depósitos de agua.
Estos depósitos se encuentran en terrenos elevados, de tal modo que la gravedad garantiza el flujo de agua constante para los jardines. Para lograr que agua ascienda hasta los depósitos, los ingenieros de Mohamed, enganchan a un burro al mecanismo de engranajes de madera interconectados. Cuando el burro camina en círculos hace girar una rueda en horizontal, esta rueda, a su vez, hace girar un engranaje fijado a una noria que introduce una hilera de cubos en la acequia y deposita el agua en el depósito situado en la parte superior. Así, los ingenieros de la Alhambra fueron capaces de hacer realidad el sueño de Mohamed de crear un oasis de jardines que rodearán el palacio protegido por su fortaleza.

Sin embargo, Mohamed no verá su sueño llegar a buen puerto. El sultán muere en 1.273, antes de que esté completada la obra de su vida y deja un gran proyecto sin acabar … el principal motivo de que construyera una fortaleza.

Los Palacios Nazaríes

Éste es el corazón de la Alhambra. En los cien años que siguieron a la muerte de Mohamed Ben-Nazar sus sucesores completaron una gran muralla que cercaba la ciudadela y comenzaron a construir el complejo de palacios que albergaría su dinastía. Los palacios construidos, uno tras otro, por una sucesión de sultanes son únicos.
Cada gobernante quería construir un nuevo palacio, o al menos a renovar palacios ya existentes para dejar su impronta. Así que tenemos una secuencia de diferentes edificios que de forma gradual van llenando el espacio y crean toda una red de palacios dentro del propio complejo de la Alambrada. Juntos, estos palacios forman uno de los complejos, todavía en pie, más impresionantes de Europa y para protegerlos, es para lo que se diseñó la Alhambra. Sin embargo, hay un palacio en concreto diseñado no sólo para proteger, sino también para intimidar.
Año 1333, un siglo después de su construcción el sultán Yusuf I accede al trono de la Alhambra. Yusuf hereda el manto de sultán en un punto clave del conflicto con los Cristianos de Castilla, que ocupan gran parte de la península. El reinado de Yusuf I, a principios del siglo XIV, es el momento clave para el Reino. Yusuf I se alía con la dinastía de los Benimerines, del norte de África, y parece mantener su poderío frente a los Reinos Cristianos del norte.Junto con sus nuevos aliados, los Benimerines, Yusuf lanza un ataque en el territorio Castellano en un intento por recuperar parte de las tierras que sus antepasados habían perdido. Sin embargo, la supremacía de Granada fue efímera. Tan solo 7 años después, el Rey Alfonso XI de Castilla venció a los Musulmanes en la Batalla del Salado y expulsó a los Benimerines para siempre de la península. He aquí una posible explicación a la última acción del reinado de Yusuf. Construir la torre defensiva más grande en la muralla norte, … la Torre de Comares.

La Torre de Comares

Esta enorme torre, que se eleva hasta los 45 metros de altura, forma el eje central del nuevo palacio que Yusuf decide construir. Con el fin de adaptarla al diseño del nuevo palacio, los arquitectos han de ampliar una torre existente en la muralla norte. La Tore de Comares Alhambra Trasladan la pasarela de vigilancia hacia el norte, hasta una nueva muralla y amplían la torre otros 12 metros hacia el exterior. Pero Yusuf no sólo piensa en la defensa, sino también en su imagen. Su torre está diseñada a modo de declaración. Yusuf I acaba de sufrir una dolorosa derrota, por lo que decide construir un monumento que refuerce su poder e invulnerabilidad a los ojos de su pueblo. La construcción de la torre es un sello de la autoridad de Yusuf sobre su reino. Pero Yusuf no sólo intenta impresionar a su pueblo, desea instalar su invulnerabilidad en la mente de sus enemigos Cristianos.

El gran salón del Palacio de Comares compensa en cierto sentido la falta del poderío militar. Dado que depende de las negociaciones políticas y diplomáticas, necesita un espacio amplio e imponente en en el que llevarlas a cabo.

En la actualidad, miles de turistas experimentan una sensación de sobrecogimiento que debían de haber sentido los embajadores Cristianos al reunirse con el sultán, ya que el interior del complejo está diseñado para impresionar. Todo en esta sobrecogedora estancia está diseñado para impresionar. Al igual que con los turistas actuales, la magnitud de las defensas de la Alhambra deben haber quedado marcadas en la mente del embajador. Todo el conjunto está calculado para transmitir una sensación de invencibilidad suprema.
El complejo trabajo de estucado contiene repetidas alabanzas en árabe «Allah».

La más repetida es la máxima de los Nazaríes … «no hay más conquistador que dios» ... la cual se puede ver una y otra vez.

El maravilloso techo, situado a 25 metros de altura, contiene más de ocho mil piezas de cedro pintadas para asemejarse a los siete cielos del Islam.

La Torre de Comares es un microcosmo del universo controlado por el sultán. En cierto sentido el sultán tiene el control del universo, lo cual es una declaración bastante osada por su parte.

He aquí el principal desafío al que se enfrentaron los arquitectos de Yusuf. Tenían que intimidar a cualquier embajador que entrara en la sala con el poder y la presencia del sultán. Para ello necesitaban centrar toda la atención de la sala en el trono del sultán.
Para ello los arquitectos de la Alhambra sólo pueden recurrir a una cosa, ... las matemáticas. Cuando el mundo clásico se derrumbó, los conocimientos matemáticos utilizados para construir los grandes monumentos de Grecia y Roma fueron recogidos por los estudiosos musulmanes, quienes los transmitieron a través de las casas de la sabiduría musulmanas hasta los tiempos de la Alhambra.

Todos los conocimientos de los Griegos y posteriormente de los Romanos están integrados en las matemáticas islámicas. No la rechazan porque no amenazan a su religión. Así que no sólo heredan este legado clásico de las matemáticas sino que lo mejoran.

Los arquitectos hispanomusulmanes utilizaban una unidad de medida heredada de la arquitectura clásica llamada «El codo árabe de Omar». Esta unidad de medida equivalía a prácticamente todo el conjunto de la Alhambra.
Para crear un espacio que sobrecogiera a los visitantes con la importancia de su sultán, los arquitectos de Yusuf diseñaron una planta de 18 codos cuadrados, dividieron la sala a lo largo de sus ejes horizontal y diagonal, y posteriormente, utilizaron cuerda y lápiz para trazar cuatro arcos de 90 grados de pared a pared. Trazaron una línea recta entre los extremos de estos arcos para crear un octágono que a su vez permitió crear un cuadrado más grande situado en diagonal con respecto al original y que marca la ubicación de las ventanas centrales de la entrada.
Los triángulos equiláteros trazados desde el centro de las paredes crean estas ventanas de anchura perfectamente proporcional.

Debía ser una experiencia muy intimidante acceder al salón de los embajadores y ver al sultán colocado en la parte central, imponiéndose sobre el espacio y detrás de él las vistas de su ciudad y de Granada, pero también de todo su territorio. Debía de ser muy imponente, todo estaba calculado para intimidar.

Imponente tanto desde el interior como desde el exterior, la torre parecía haber logrado su propósito. Nadie osaba atacar la Alhambra cuando Yusuf se encontraba en su trono. De hecho, la caída de Yusuf tendría un origen completamente inesperado.
Dicen que la belleza trae consigo el dolor. Antes de que la Alhambra pudiera realmente florecer, sufriría uno de los acontecimientos más traumáticos de su historia. El 19 de octubre de 1.354, más de un siglo después de la construcción de la Alhambra, Yusuf I se prepara para sus oraciones diarias ... mientras reza es atacado por un esclavo trastornado, el cual lo apuñaló hasta la muerte.
Yusuf I sólo tenía 36 años, sin embargo, su muerte allana el terreno para que su heredero Mohamed V cree el que se convertirá el monumento más hermoso de la Alhambra. Tras sólo cinco años de reinado, una fracción de su corte intenta a asesinar al nuevo sultán. Mohamed V huye de su propio pueblo y busca el refugio en el enemigo más antiguo de Granada, el Rey Cristiano de Castilla. A pesar de su apodo, «Pedro el Cruel», ayuda a Mohamed a recuperar a su trono.

No hay duda de que Pedro el Cruel y Mohamed V tenían una amistad basada en sus mutuos intereses intelectuales y artísticos. Ésto subraya el hecho de que no deberíamos pensar en la relación entre cristianos y musulmanes como una disputa continua.

Su amistad con Mohamed cambió la Alhambra para siempre, al igual que a muchos reyes españoles, la belleza de la arquitectura musulmana causó gran impresión en Pedro. Así que cuando decidió construir un nuevo palacio en Sevilla lo hizo siguiendo el patrón musulmán.

REGRESO DE MOHAMED V A GRANADA

Finalmente Mohamed vuelve a Granada y recupera su trono, tras pasar varios años en compañía de otro gran aficionado a la arquitectura. Trae consigo hasta Granada muchas de las ideas desarrolladas en Sevilla. Ésto es muy interesante, porque implica que el edificio que consideramos referente de la arquitectura islámica en España tiene una deuda con un palacio cristiano de Sevilla.

Cuando regresa a Granada, Mohamed está decidido a superar la obra maestra de Pedro en Sevilla. Su respuesta será una hazaña arquitectónica. Con sus magníficos patios y su sobrecogedores techos, el palacio de Mohamed V demostrará ser más hermoso, más sofisticado y más logrado que la obra maestra de estilo musulmán de su poderoso vecino cristiano.
Bajo el reinado de Mohamed V, la tradicional rivalidad entre Granada y Castilla tomó un curso radicalmente distinto. Gracias a su amistad con Pedro de Castilla, la confrontación militar se transforma en una competición artística.

El Patio de los Leones

Mohamed encarga la construcción del palacio y el Patio de los Leones que intentará superar la belleza del palacio Sevillano de Pedro.

Representa un patrón diferente de palacio. Más logrado que el resto porque tiene al mismo tiempo influencias de la arquitectura islámica y cristiana. El Patio de los Leones es, para muchos, el referente de la arquitectura Nazarí, y el referente de la arquitectura islámica en España. Es complejo desde un punto de vista espacial: lujoso y refinado, e integra todo esto en un exquisito espacio.

He aquí la joya de la corona de la Alhambra, construida siguiendo un conjunto de rectángulos relacionados entre sí. Una vez más los arquitectos de Mohamed utilizan de forma genial la geometría.
Nuestro sentido de la belleza está definido por la influencia de la arquitectura Griega. Observamos los edificios Griegos y nos gustan porque los percibimos como obras hermosas. A pesar de estas influencias occidentales, el Palacio de los Leones sigue siendo un edificio eminentemente oriental. Cuando lo observamos hoy en día, no vemos cómo era en realidad.
Los cuatro cuadrantes que rodean la fuente central eran parterres unidos. Los parterres, estaban rodeados por los salones de las mujeres del sultán que dominaban el jardín central. La gente que se sentaba en cojines o alfombras, en los extremos del palacio, únicamente podía ver la parte superior de los árboles y arbustos. Éstas salas contienen el tesoro más espectacular del palacio, una exquisita forma de decoración conocida como Mocárabes.

Es completamente único en el islam, es difícil explicar de dónde procede, es incluso difícil entenderlo cuando lo observas, es tan deslumbrante que confunde los sentidos. Tienes la sensación de que se eterrió, que casi no esta allí, que parece que se mueve según lo miras debido a la interacción de la luz y la sombra en estos pequeños elementos.

De nuevo son las matemáticas las que crean esta sorprendente complejidad. El patrón posee una geometría exacta que utiliza triángulos y bloques rectangulares para crear estos efectos. La variedad de cortes del enlucido, crea diferentes formas geométricas llamadas «adarajas» que se fijan en la pared del edificio mediante arcilla y … listas para ser pintadas.

El enlucido es muy complejo, no sólo debido al constante juego de lo sólido y lo vacío sino también por su color original. Era de un rojo y un azul muy vivos, por lo que debía de ser una experiencia muy vibrante.

Los pintores utilizaron pigmentos exóticos, entre ellos la azurita azul extraída de lapislázuli de Afganistán que costaba tanto como el oro.

Es como si se hubiesen modificadas por completo las reglas de la existencia, ya que en lo alto se encuentra una bóveda que no podemos comprender. No es posible comprender cuáles son las dimensiones del espacio. No hay un punto fijo en el que poder centrar la mirada, es una extraordinaria experiencia sensorial.

Este sería el apogeo del reino musulmán de Granada, ya que un siglo después de la alianza artística entre Mohamed y Pedro, una asociación caída de la Alhambra. En 1.469 los ricos cristianos de Castilla y Aragón se unieron bajo Fernando e Isabel. Esta histórica alianza creó el Reino de España y marcó una nueva fase, más brutal en la política cristiana hacía la Alhambra.

La guerra que iniciaron se convirtió en una incesante cruzada. El día de Año Nuevo de 1.492 tras largos años de guerras Granada, el último castillo musulmán finalmente capituló ante los cristianos. Entre los testigos de la rendición en el campamento español, se encontraba un capitán de barco que buscaba el patrocinio real para un viaje de descubrimiento del Nuevo mundo.
Su nombre … Cristobal Colón. Los nuevos señores católicos de la Alhambra, no tardarían en dejar su impronta en el complejo. En el centro de la fortaleza el rey Carlos V comenzó la construcción de un enorme palacio achaparrado con un patio interior circular. El edificio crea un marcado contraste con la arquitectura de sus predecesores Nazaríes.
Sin embargo, nada puede restarle méritos a su exquisita belleza. En comparación con los fríos y húmedos palacios de piedra de Europa, la Alhambra es otro mundo. No es extraño que quisieran conquistarla. Era totalmente hermosa y distinta de cualquier cosa que existiera en Europa en esa época.

Primero fue una fortaleza, después un palacio y ahora es un lugar de asombro para miles de turistas de todo el mundo que compran sus entradas a la Alahmbra. La Alhambra sigue siendo hoy en día un testamento de la genialidad y la belleza del arte y el diseño musulmán.